Glosario (sp)‎ > ‎

Cibernética || Cybernetics

Artículo
 
Editor
Aguado, Juan Miguel jmaguado@um.es
Contribuciones incorporadas
J.M. Díaz Nafría. Juan Miguel Aguado
Ámbito de uso
Transdisciplinar, teoría de sistemas
Tipo
teoría
Francés
cybernétique
Alemán Kybernetik
 
Procede del griego Κυβερνήτης, arte de pilotar un navío, que Platón empleó en el sentido de conducir o gobernar a los hombres, y que en la actualidad se refiere al estudio del control y comunicación de los sistemas complejos, ya sean éstos organismos vivos, máquinas u organizaciones, prestando especial atención a la →realimentación como principal vía de regulación. Suele considerarse que ésta queda debidamente formulada a partir del trabajo de Norbert Wiener de 1948 (Cybernetics, or control and communication in the animal and machine, 1948), para el cual la cibernética es la ciencia que estudia los sistemas de control, en especial de autocontrol, ya sea en los organismos o en las máquinas (autoregulación). Donde dicho “control no es sino el envío de mensajes que efectivamente cambian el comportamiento del sistema receptor”. Tanto en su génesis en los años 40 –con contribuciones procedentes de la biología evolutiva, von Uexküll, psicología, Anokhin, control de sistemas, Wiener, neurofisiología, McCulloh y Rosenblueth, psiquiatría, Ashby…– como en su ulterior desarrollo ha sido una disciplina eminentemente interdisciplinar.

Para el cibernetista Gregory Bateson, la cibernética es la “rama de las matemáticas que se encarga de los problemas de control, recursividad e información”, mientras que desde un punto de vista más generalista para Stafford Beer (considerado padre de la cibernética de gestión) se trata de “la ciencia de la organización efectiva”.

~ de primer orden o clásica y de segundo orden: Heinz von Foerster realizó en 1958 una revisión crítica de la teoría cibernética de Wiener, observando que si bien ésta introducía cambios importantes respecto a las concepciones previas de regulación y control, sin embargo, no suponía una ruptura epistemológica con la concepción clásica de la ciencia, ya que se seguía aplicando un modelo según el cual el observador contempla el objeto o el sistema desde fuera, sin influir en éste y logrando estudiarlo con objetividad. En palabras de Watzlawick, Beavin y Jackson (1989:33):
«Los sistemas con retroalimentación no sólo se distinguen por un grado cuantitativamente más alto de complejidad, sino que también son cualitativamente distintos de todo lo que pueda incluirse en el campo de la mecánica clásica. Su estudio exige nuevos marcos conceptuales: su lógica y su epistemología son discontinuas con respecto a ciertos principios tradicionales del análisis científico, tal como el “aislar una sola variable” o el criterio de Laplace de que el conocimiento completo de todos los hechos en un momento dado permite predecir todos los estados futuros. Los sistemas con retroalimentación requieren  una filosofía propia en la que los conceptos de configuración e información son tan esenciales como los de materia y energía lo fueron a comienzos de este siglo.»

Von Foerster consideró que la cibernética debía superar ese anacronismo epistemológico, de modo que el observador formara parte del sistema haciendo valer sus propios objetivos y su propio papel dentro del sistema. Desde entonces se distingue entre la cibernética clásica o cibernética de primer orden y la cibernética de segundo orden, denominada también como teoría de la complejidad. Si bien la cibernética de primer orden se formula de un modo fundamental: ¿Cuáles y cómo son los mecanismos de realimentación del sistema estudiado? la cibernética de segundo orden se plantearía: ¿Cómo somos capaces de controlar, mantener y generar este sistema mediante realimentación?

La Segunda Cibernética se postula como una teoría implícita de la observación con rango de epistemología. El paso de la primera a la segunda cibernética, pues, suponía el paso de la observación de los sistemas a la 'observación de sistemas observados' (o sistemas con observador). En palabras de Pakman (cit. en Von Foerster, 1991:03): "en el momento en que dejamos de considerar que las nociones que usamos son propiedad o atributo de los sistemas observados para concebirlas como producto emergente de la interacción entre nosotros y el sistema observado [...] nos movemos de la ontología a la epistemología, de los sistemas observados, a nuestro conocimiento de ellos".

 
Referencias 
  • FOERSTER, H. von (1981). Observing systems, Seaside. California: Intersystems Publications. 
  • FOERSTER, H. von (1991).Las semillas de la cibernética. Barcelona: Gedisa.
  • WATZLAWICK, P., BEAVIN BAVELAS, J., y JACKSON, D. (1989). Teoría de la comunicación humana. Interacciones, patologías y paradojas. Barcelona: Herder.
  • WIENER, N. (1954). The human use of human beings: Cybernetics and Society. Nueva York: Avon.
  • WIENER, N. (1975). Cybernetics: or the control and communication in the animal and the machine. Cambridge: MIT Press. 
Entradas
Nueva entrada. Cuando se introduzca una nueva entrada copiar este párrafo y las siguientes líneas y pegarlas al final de la columna. A continuación, borrar el párrafo azul superior y sustituir los campos 'nombre', 'fecha' y 'texto'.
Nombre (fecha)
 
[Texto de Entrada]



Entradas incorporadas
J.M. Díaz Nafría (20/07/2009)
 
Procede del griego Κυβερνήτης, arte de pilotar un navío, que Platón empleó en el sentido de conducir o gobernar a los hombres, y que en la actualidad se refiere al estudio del control y comunicación de los sistemas complejos, ya sean éstos organismos vivos, máquinas u organizaciones, prestando especial atención a la →realimentación como principal vía de regulación. Suele considerarse que ésta queda debidamente formulada a partir del trabajo de Norbert Wiener de 1948 (Cybernetics, or control and communication in the animal and machine, 1948), para el cual la cibernética es la ciencia que estudia los sistemas de control, en especial de autocontrol, ya sea en los organismos o en las máquinas. Donde dicho “control no es sino el envío de mensajes que efectivamente cambian el comportamiento del sistema receptor”. Tanto en su génesis en los años 40 –con contribuciones procedentes de la biología evolutiva, von Uexküll, psicología, Anokhin, control de sistemas, Wiener, neurofisiología, McCulloh y Rosenblueth, psiquiatría, Ashby…– como en su ulterior desarrollo ha sido una disciplina eminentemente interdisciplinar.

Para el cibernetista Gregory Bateson, la cibernética es la “rama de las matemáticas que se encarga de los problemas de control, recursividad e información”, mientras que desde un punto de vista más generalista para Stafford Beer (considerado padre de la cibernética de gestión) se trata de “la ciencia de la organización efectiva”.

~ de primer orden o clásica y de segundo orden: Heinz von Foerster realizó en 1958 una revisión crítica de la teoría cibernética de Wiener, observando que si bien ésta introducía cambios importantes respecto a las concepciones previas de regulación y control, sin embargo, no suponía una ruptura epistemológica con la concepción clásica de la ciencia, ya que se seguía aplicando un modelo según el cual el observador contempla el objeto o el sistema desde fuera, sin influir en éste y logrando estudiarlo con objetividad. Von Foerster consideró que la cibernética debía superar ese anacronismo epistemológico, de modo que el observador formara parte del sistema haciendo valer sus propios objetivos y su propio papel dentro del sistema. Desde entonces se distingue entre la cibernética clásica o cibernética de primer orden y la cibernética de segundo orden, denominada también como teoría de la complejidad. Si bien la cibernética de primer orden se formula de un modo fundamental: ¿Cuáles y cómo son los mecanismos de realimentación del sistema estudiado? la cibernética de segundo orden se plantearía: ¿Cómo somos capaces de controlar, mantener y generar este sistema mediante realimentación?
Subpages (1): Cybernetics
Comments